¿A qué sabe la luna? Buena pregunta, y más si se la hacen unos animales.

¿Dulce o salada? Tan solo querían probar un pedacito, pero no alcanzaban a tocarla.

Así comienza este cuento que sí o sí tenía que estar en casa. Habíamos escuchado tanto hablar de él -y de sus miles de actividades para realizar- que no hemos podido resistir a la tentación.

Esta edición que tenemos trae un póster medidor muy bonito, tan bonito como el cuento. Es de la editorial Kalandraka, y su precio está alrededor de los 14 euros.

Os hago un breve resumen: como los animales querían saber a qué sabía la luna, un buen día la tortuga decide subir a la montaña mas alta para poder tocar la luna. Desde allí la luna estaba mas cerca pero no podía tocarla. Así que decidió llamar al elefante pero no hubo suerte y empezaron a llamar a la jirafa, la cebra, el león, el zorro, el mono, el ratón y…

De un mordisco arrancó un trozo pequeño de luna. El ratoncito no se lo podía creer y claro, tuvo que probar un poquito. El ratón y todos los demás animales probaron un poquito de luna y la luna les supo exactamente a aquello que más le gustaba a cada uno. Aquella noche durmieron todos muy juntos y plácidamente.

El cuento acaba exactamente como podéis ver en esta última imagen con el pez delante de la luna.

Es un cuento para soñar y dejar la imaginación volar. ¡Nos encanta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s