¡Hola! Lo prometido es deuda y si os dije que hoy teníais un cuento chuli en el blog, pues aquí está. Gracias a Boolino os puedo enseñar La siesta perfecta de la editorial nubeocho. 

Despertar a alguien puede ser una gran responsabilidad, y más cuando una agradable brisa te ¨llama¨ a dormir una siesta.

Este es el tema principal de este cuento protagonizado por animales de la selva como el Jaguar, el Coatí, la Cacatúa y el Perezoso.

La aventura en la selva puede ser agotadora y el señor Jaguar necesita dormir una siesta para reponer fuerzas. Solo tiene 10 minutos para poder echarse una siesta, así que ve encima de una rama de árbol a un Coatí y le pide el favor si pudiera despertarlo exactamente en 10 minutos.

El Coatí le dice que si y el señor Jaguar se echa esa merecida siesta. La brisa en ese momento es tan agradable que es casi imposible no cerrar los ojos y descansar, así que el Coatí piensa en dormir un poquito, pero tenia que despertar al señor Jaguar exactamente en 10 minutos. Mira hacia arriba y ve a una Cacatúa, y le pide el favor. Que le despertara exactamente en 10 minutos. La Cacatúa le dice que ella le despierta y ya son dos durmiendo la siesta.

Esto no acaba aquí, porque a la Cacatúa le entra también ese sueño que se va acentuando con la brisa y al único que tiene cerca en ese momento es a Don Perezoso. Por supuesto le pide el favor que exactamente en 10 minutos lo despierte porque tiene que despertar al Coatí que también tiene que despertar al Jaguar.

Soñoliento, el perezoso contesta que si, medio dormido, todavía no se ha enterado a lo que se ha comprometido.

En ese momento, Don Perezoso también se da cuenta de la agradable brisa que hay y también quiere echarse una siesta así que intenta buscar a algún animal cerca de él, que lo pudiera despertar pero no hay ninguno a la vista.

La Cacatúa, el Coatí y el Jaguar duermen plácidamente y Don Perezoso está que no se aguanta los ojos… Algo en su interior le dice ¡DUUUUUUEEEERRRRRRMMMMMMEEEEE!

Le pesan las pestañas toneladas, pasan 3, 5, 8 minutos y ¿que creéis? ¿se duerme? Pues si, queda profundamente dormido. Pero no os puedo decir que pasa al final del cuento porque ¡algo pasa en la selva justo en el minuto 10!

Como os decía al principio, lo prometido es deuda y no podéis negar el cuento esta chulísimo, y si queréis saber el final seré la culpable de hacer que este cuento esté en vuestra biblioteca…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s