Mamitis, esa palabra tan oída por todos, que siempre llega en alguna etapa del niño, y a veces dura toda una vida…

Mamitis es lo que tiene mi hija, y ella no ha sido nunca un bebe muy pegado, todo lo contrario. Para lo pequeña que es todavía, ha sido muy independiente, con más papitis y yo más que encantada, pero, ¡menudo mes de agosto! ¿Qué te está pasando hija? ¿Será el cambio de estar conmigo 24 horas? ¿Que es más mayor? ¿No debería de ser al revés? Pensaba que necesitaba más de mama cuando se es bebé, y ahora ya casi con 18 meses, le entra la mamitis…
Todo el mes pegada a mí, en brazos, para arriba, para abajo. Que tengo que limpiar, ella quiere brazos, que tengo que fregar, ella quiere brazos, que tengo que cocinar, ella quiere estar conmigo…
¡¡¡¡Si tú nunca has sido así!!!! La verdad, no le niego los brazos, la cojo y le doy todos los besos que me apetece hasta que me canso, pero, ¡¡tengo que hacer cosas!! A veces la entretengo con gusanitos o galletas, y aprovecho esos 10 minutitos pero en cuanto se le acaba, ¡mamá!
Nunca pensé que mi hija tuviera mamitis, pero sí, llegó el día. En una semana empezamos con la rutina, y las dos empezamos en la escuela infantil, miedo me da cómo reaccionará cuando me vea ahí, y no pueda estar con ella porque tengo otros niños que atender. Es un privilegio tenerla tan cerca de mi día a día pero también tiene sus cosas malas, y esta es una de ellas.
¿Alguna más con hijos con mamitis? Seguro que no soy la única …

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s